El Globo: un punto de vista elevado

Allá por 1915, mi abuelo fue llamado a las armas para luchar en la Primera Guerra Mundial y enviado al frente del noreste donde el ejercito italiano se enfrentaba al austrohúngaro en una pelea de trincheras. Los dos ejércitos estaban frente a frente, a pocos cientos de metros el uno del otro, sin que los frecuentes ataque por ambos bandos movieran sustancialmente las posiciones.

El terreno era completamente plano, una llanura que se extendía por cuentos de kilómetros desde los Alpes hasta el mar Adriático. La artillería Italiana disparaba hacia las posiciones enemigas pero, al no disponer de puntos de vista elevados como colinas, los militares no tenían manera de saber donde caían sus proyectiles para poder ajustar el tiro. La batalla cerca del rio Piave iba a ser larga y difícil, con los dos ejércitos inmovilizados en posiciones atrincheradas e inamovibles. Los comandantes del ejercito Italiano necesitaban tener un punto de vista más elevado que les permitiera determinar las siguientes acciones y maximizar los efectos de la artillería.

Y fue en ese momento cuando llegaron al frente unos globos aerostáticos y cuando a mi abuelo se le dio el encargo de tripular uno de ellos. La cosa en principio era muy simple: el globo era elevando, permitiendo a un observador dotado de un goniómetro ver las líneas enemigas. La artillería italiana empezaba a disparar cañonazos y el observador podía ver donde el proyectil impactaba y ajustar el tiro: “¡12 grados a la derecha! ¡100 metros más lejos!”

Naturalmente los austrohúngaros, de vez en cuando, lograban derribar el globo y el observador debía saltar con su paracaídas para salvar su vida pero la eficacia de la artillería mejoraba sustancialmente día a día. Finalmente en 1918, el ejercito Italiano salió ganador y liberó amplios territorios que, después de las guerras de independencia del siglo 19, seguían bajo en control austriaco.

La mayoría de las organizaciones tienden a vivir encapsuladas en su realidad y no disponen de las herramientas para concretar la visión de sus lideres. Cualquier organización necesita disponer de un punto elevado que le de la oportunidad observar el panorama en el que se desenvuelve, entender a todos los stakeholders (desde los empleados a los clientes) y ajustar sus comportamientos y acciones de forma inmediata y consistente.

Nuestro Meaning Management System está diseñado para cumplir con esos objetivos y para convertirse en el globo que eleve el punto de vista de la organización y permita establecer estrategias coherentes. Las diferentes fases del sistema están creadas para entender, en primer lugar, los valores, miedos, pasiones y deseos de todos los stakeholders (internos y externos a la organización), definir el estatus quo, la visión del mundo, la llamada a la acción de sus lideres para poder, a continuación construir mundos narrativos que fundamenten estrategias de largo alcance.

Los entregables que se generan en el transcurso del proceso son herramientas aplicables consistentemente a todas las actuaciones de la organización.

 

Deja un comentario